lunes, agosto 28, 2006

Por partes

Cuando almuerzo en la universidad o alrededores, en vez de volver al piso a hacer la siesta o a no hacer nada, me dedico a no hacer nada en las aulas informáticas, confiando en que, después de hacer la digestión, mi tendencia natural al gandulismo no me impida estudiar un ratito, al menos. Habitualmente entro en varias webs de medios de comunicación, algunos blogs, yonkis.com y en una página dedicada a un juego de táctica de la Segunda Guerra Mundial. Hoy, en Escolar.net me he encontrado con esta entrada, que me ha servido para dos cosas:
En primer lugar, para conocer un nuevo blog: Gordo de Mierda. Leyendo por encima las últimas entradas, parece interesante. Supongo que me siento identificado con el nombre del blog. Además, leyendo los comentarios de una de sus entradas he recordado una cuestión que desde hace tiempo me intriga: ¿por qué se asocia criticar algo con ser intolerante? O, mejor dicho, ¿por qué se supone que ser tolerante implica no criticar? Me lo apunto en la carpeta de temas pendientes, quizás junto a la explicación definitiva de por qué la "tolerancia" es un concepto y una práctica totalitaria.
En segundo lugar, para ver una vez más la cifra maravillosa: 10.000.000 de votantes. En esta ocasión, acompañada de un calificativo impresionante: "half the voting population of Spain". Desde hace dos años es común oir/leer/padecer cada dos por tres a algún militante/portavoz/simpatizante del PP decir que el Gobierno del PSOE desoye la voluntad de "diez millones de votantes" o, como en este caso, de "la mitad de la población con derecho a voto". Pues bien, harto ya de tanta cifra redonda, me fui a donde hay que ir para comprobar los datos y saqué dos ideas en claro:
  • No son diez millones. Ni siquiera son un poquito menos. Los votantes del PP en 2.004 fueron 9.763.144. Faltan 236.856 votantes para llegar a esos mágicos diez millones. Todos los "votantes fantasmas" del PP en las últimas elecciones podrían llenar tres veces seguidas el Santiago Bernabeu, aunque se aburrirían como ostras. Y no es que esté mal aproximar, que acordarse de un número así para traerlo a colación en cualquier disputa no es fácil, pero deberían referirse a 9.750.000 votantes, no a diez millones. Pero, claro está, ¿quién puede renunciar a una cifra tan redonda? Con el empaque que da...
  • No son "la mitad de los españoles", ni "la mitad de la población con derecho a voto", ni siquiera "la mitad de los votantes". En el mejor de los casos (calculando el porcentaje únicamente sobre el total de votos válidos, es decir, el total más pequeño), son un 37,71% de los votantes, es decir, cuatro puntos por encima de un tercio de los mismos.

De todas formas, siempre nos quedará la opción de seguir haciendo oídos sordos con infinita paciencia hasta que, dentro de unos dos años, tengan que empezar a citar, también por exceso, a sus "nueve millones de votantes" o, incluso, a sus "ocho millones de votantes". Porque con la oposición que hace el PP, es seguro que este Gobierno, sin hacer nada especialmente bien ni mal, se revalida en las próximas elecciones. Me pregunto qué teorías de la conspiración se inventarán entonces los "medios independientes" para seguir con el runrún de la falta de legitimidad.

(Por cierto, la wikipedia ya ha sido editada para eliminar el párrafo que cita la noticia de Escolar.net. Ahora se muestra una nota breve y neutral sobre los atentados del 11-M, después de que, durante un rato, proclamara "Neocons suck. Other popular theories point to UFOs or magic fairies").

3 Comments:

Anonymous Anónimo said...

en cualquier caso, la abstención debería figurar ya en el parlamento como escaños vacíos, suele ser uno de los partidos más votados.
Atentamente,

Señor Abstinencia.

6:22 p. m.  
Blogger Cronista Disperso said...

La abstención no sé, porque al fin y al cabo, el que no vota es porque "pasa" de los partidos o de la pantomima electoral. Lo que sí es sangrante es que los votos en blanco no queden reflejados de ninguna forma. Un par de escaños vacíos sería una buena forma de hacer ver a los señores diputados que su inoperancia "canta" más que la Caballé.

4:56 p. m.  
Anonymous Machan said...

Algún día, los que votamos al "señor blanco" en más de una ocasión, tendremos el poder.

11:56 a. m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home