lunes, mayo 11, 2009

Tenerlo todo pensado es sólo una opción

Pero para improvisar hay que conocer las reglas.
Si el tiempo fuera reversible, bastaría con el método de prueba y error. Pero entonces, equivocarse sería un hecho tan trivial que ni siquiera serviría para aprender. Aún así, supongo que a largo plazo acabaríamos agradeciendo la comodidad de poder volver atrás y cambiar las cosas, aprovechar las oportunidades perdidas y evitar los malentendidos. Además, como dijo una vez un antiguo compañero del instituto, "si fuera cierto que de los errores se aprende, yo ya sería catedrático".

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home