martes, marzo 17, 2009

Predicciones

Nunca se me dió bien la econometría. Si la Economía en general consiste en enterrar lo obvio bajo una montaña de ecuaciones hasta que deja de ser comprensible, la econometría viene a ser una hija bastarda de la Economía y la Estadística, desarrollada por gente retorcida con una peculiar percepción de la realidad. O quizás todo esto lo diga del mismo modo que la zorra decía que las uvas estaban verdes. En cualquier caso, dado que las regresiones (lineales, múltiples o hipnóticas) no son lo mío, tengo que buscarme otra manera de realizar predicciones. Porque un economista sin predicciones es como Rappel sin túnica. Probaré, entonces, con un par de comparaciones y una regla de tres:
En 1993, los Celtas Cortos cantaban "si el paro va por el tercer millón, tranquilo majete en tu sillón". Tres millones de parados parecían una barbaridad en 1993. Y lo eran, con una población activa que, en el último trimestre de 1993, era de dieciséis millones de personas, porque significaban, más o menos, un 18,75% de paro. De hecho, según los cálculos de la EPA, el número de parados superó a finales de ese año los 3,8 millones (23,8% de paro), así que el que tuviera uso de razón en 1993, que recuerde. Yo entonces tenía 13 años, así que poco puedo decir sobre si la situación fue peor o mejor: mi vida era tan complicada como pudieran serlo los deberes de matemáticas. Es decir, no mucho. Sin embargo, para comparar la situación de entonces con la de ahora, nos encontramos con que, igual que las "antiguas pesetas", los parados de entonces ya no representan lo mismo hoy en día. Desde 1993 la población activa ha crecido bastante y en el último trimestre de 2008 ya superaba, según la EPA, los veintitrés millones de personas. Así que el "tercer millón" de parados de 1993 se encontraría hoy por encima de los 4,3 millones. Para que 2009 fuera tan malo como 1993, los parados tendrían que llegar a ser alrededor de cinco millones y medio.
Entonces, ¿no hay que preocuparse porque (a falta de datos de la EPA) el paro registrado en febrero fuera de casi tres millones y medio de personas? Pues... no diría yo tanto, que el papel de optimistas irredentos ya lo interpretan otros. Al contrario, yo recordaría que la crisis de 1993 se produjo después de las Olimpiadas y la Expo. Es decir, después de un año en el que España recibió todo el turismo que cabía imaginar y después de varios años de inversiones públicas a mansalva (el AVE a Sevilla, estadios, pabellones, etc...) para acicalar el país y dejarlo presentable para el gran escaparate mundial que fueron la Expo, los Juegos, Madrid Capital Europea de la Cultura y el Quinto Centenario del Encontronazo con América Mientras Íbamos Buscando Catay. Es decir, 1993 fue una resaca. Fue como ir a trabajar un lunes después de haberlo dado todo el fin de semana.
Lo de ahora es un poco más complicado. Esta crisis se produce después de haber vivido un reenactment del cuento de la lechera durante los últimos ocho años. Es decir, después de haber vivido una frenética huída hacia adelante desde (más o menos) 2001, espoleando ese caballo moribundo que era el sector inmobiliario y su burbuja. Porque, por supuesto, lo de los sellos era un timo pero "los pisos nunca bajan" es una verdad absoluta. Ahora que la construcción no genera empleo sino que lo destruye y que quienes deberían consumir están entrampados con hipotecas a treinta años o más, la situación, más que a una resaca, se parece bastante a un coma etílico.
---ooOoo---
Creo que leí en algún lado que la economía española iba a experimentar un "aterrizaje suave" en 2009. Me recuerda a la escena de El Milagro de P. Tinto en la que llegan los extraterrestres:
- ¿Vamos a tomar tierra?
- ¿Tierra? ¡Se va usted a hartar!

6 Comments:

Blogger Lilith said...

Una vez que la usas para algo, no es tan mala, la econometría...
Por cierto, predecir, lo que se dice predecir, no has predicho mucho, a no se que esta entrada la tuvieras escrita hace año y medio... en compensación, me ha gustado la cita final.

1:30 a. m.  
Blogger Cronista Disperso said...

Estoy intentando disociar el título de los posts y su contenido.

Bueno, en realidad no.

Aparte de sugerir una posibilidad bastante pesimista sobre el paro de 2009, no hay ninguna predicción, es cierto.

Al poco de escribirla, me dejó de gustar esta entrada. En realidad, es un pastiche de tres ideas: hablar mal de la econometría (se lo merece, digas lo que digas), alardear de que me paso las horas muertas trasteando en la página del INE y meter la cita de El milagro de P. Tinto. Esta última estaba hasta tal punto "metida con calzador" que al final he tenido que separarla del resto del texto. Y, encima, no recuerdo si eso del "aterrizaje suave" lo leí realmente.

Por cierto, el Banco de España dice que el paro este año llegará al 17%. Menos que en 1998, todo sea dicho. Y tampoco es tan raro, en un país que, en los últimos veintiocho años, sólo se ha bajado del 10% de paro en apenas doce trimestres (entre abril de 2005 y marzo de 2008). Sin embargo, la gente se escandaliza. Qué curiosa es la memoria de pez.

11:57 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

hombre, también es normal que la gente se escandalice porque han sido diez años de crecimiento económico ininterrumpido "por encima de la media comunitaria, bla, bla, bla". Se suponía que el crecimiento económico creaba empleo y toda esa mierda y alguna gente se lo medio creyó y ahora piensa, ´"qué extraño que una década se vaya a tomar por saco en uno o dos años, no tiene sentido, y todo eso de que "superábamos" a Italia, y casi a Francia, y a Venus si hace falta y bla, bla, bla..." (entre otras muchas chorradas, claro)

2:16 p. m.  
Blogger Lilith said...

Ah, la econometría, es gran incomprendida. A ver si nos enteramos: la estadística es una mierda. La econometría es divertida: se puede relacionar el número de personas que vuelan en avión cada año con la variación en las remesas de una pequeña república centroamericana...

2:15 a. m.  
Blogger Lilith said...

Por cierto, Anónimo... la gente es tonta y se lo cree todo sin pensar.

2:16 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

lilith,
es verdad que la econometría puede ser divertida si uno tiene tiempo libre y maneja bien el STATA.

pero la duda que a mi me surge es si sirve realmente para algo comprobar que efectivamente las remesas a guatemala aumentan con el numero de desplazamientos de avion hacia Guatemala, que lo puede también deducir nuestro primo el que hace la mili en melilla, que acaba de terminar el bachillerato y sin necesidad de echar mano de Chicuadradas y etc.

en cualquier caso, también es cierto que la econometría es utilizada en la abrumadora mayoría de los casos como una "elegante" (que yo no le veo tampoco un glamour particular, si dijéramos aún la trigonometría, pero vaya, traguemos con eso)herramienta pseudocientífica para justificar medidas y políticas que estaban decididas de antemano, y disfrazarlas de medidas técnicas y "neutras", como una fregona aún por estrenar...

pero en fin, lo que está claro por encima de todo es que el problema es la estupidez humana, porque el hombre sin necesidad de herramientas intelectuales más o menos cutres prestadas por las matemáticas a las ciencias bastardas, petulantes y nuevo-ricas como la economía, ya se encarga de hacer el cafre el sólo...

4:07 p. m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home