martes, noviembre 06, 2007

100

Hace no mucho tiempo, mientras me encontraba en la cafetería grande de la Universidad ejecutando mi rutina mañanera de cafeconleche, croasanplancha y periódico gratuito, una jovencita dejó caer su café justo antes de llegar a la mesa en que quería acomodarse con su novio/amigo/acompañante (táchese lo que no proceda). A los característicos sonidos "agudo grito femenino reprimido de inmediato" y "vaso y cucharrilla rebotando en el suelo", siguieron unos instantes de duda. El acompañante dudaba entre hacer un comentario gracioso o ayudar a su acompañada a recoger los restos del desastre. Los camareros dudaban entre ser amables y preparar otro café a cuenta de la casa (al fin y al cabo, dado que sólo atienden en la barra, deberían asumir el riesgo de que algún cliente tenga un día torpe) o bien esperar con disimulo a que la chica pagara otro ticket en la máquina. Por último, yo dudaba entre seguir observando la escena o volver a mi insulso diario.
Todo se resolvió cuando el encargado -que, con su chaqueta oscura, su caminar apresurado y su ademán dispuesto, es lo más parecido a un Dios bajado a la tierra en la cafetería de la Universidad- ordenó que se hiciera otro café y sugirió a la pareja que ocupasen una mesa contigua, mientras se limpiaba la que había sufrido la catástrofe. Una vez reubicada la pareja, el encargado les acercó el nuevo café, con mano firme y gesto amable. En ese momento, el chico, que hasta ahora se había limitado a hacer una broma sin gracia y no ayudar a su amiga, preguntó:
- ¿Me puedes traer a mí una palmera de chocolate?
- No, respondió el encargado, este café lo traigo porque se le ha caído el otro, pero eso vas y lo pides en la barra.
Entonces volví a mi periódico, sabiendo que se puede contar con los empleados de hostelería para poner en su sitio a quienes, cuando les dan la mano, se cogen el brazo.

5 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Era un bakaluti?

9:46 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

100 es el precio de la palmera, en las antiguas pesetas?

Porque lo que es el cafe cuesta setenta u ochenta según tengo entendido por la televisión española.

9:47 p. m.  
Blogger Cronista Disperso said...

No, era un tipo que se quiso pasar de listo.

100 es el número de entradas que llevo en el blog.

El precio del café varía según la zona. En Santa Cruz de La Palma lo he tomado por 60 céntimos e, incluso, por 50. En Gran Canaria, por 70, y en Lanzarote entre 70 céntimos y un euro. Es tu problema si te crees lo que dice TVE... o si te crees que la realidad se agota en tu barrio, y por lo tanto pretendías hacer un comentario irónico.

10:35 p. m.  
Blogger Charly said...

Pero anónimo, cómo te pasas amigo... ¿cómo te atreves a robarle a cronista una pizca de su espacio de expresión de la ironía? ¡La ironía la ha patentado él en cuanto la descubrió!¿Es que no te has enterado de qué va este sitio?

En lugar de eso, podrías aprender de su genialidad humorística tan única y lúcida...

Qué injusto el mundo, unos con tanto tiempo y otros con tan poco.

4:00 p. m.  
Blogger Lilith said...

Es verdad, que injusto, cuanto idiota anda suelto...

5:49 p. m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home