miércoles, enero 28, 2009

Aparta que me tiznas

No es ninguna novedad que la estrategia del Partido Popular en las "regiones desleales" se basa en perder-dando-caña, para así ganar votos en la Españaza. Al fin y al cabo, el nacionalismo español y los nacionalimos periféricos son memeces que se alimentan entre sí. Pero a veces la estrategia "popular" llega a unos extremos delirantes. Véase, si no, el vídeo de la pre-campaña para las elecciones vascas que enlaza hoy El País.

Extraigamos algunas ideas a partir del vídeo:
* En primer lugar, los subtítulos te ponen en situación: "Ciudadano" habla con "PNV" y con "PSE-EE". Podrían haber dado a los protagonistas de estas conversaciones telefónicas otros nombres, como por ejemplo: "Persona a la que pedimos que llamara a un par de números de teléfono e interpretara un guión" y "Empleado de las oficinas del partido X", respectivamente. Pero queda mucho más impactante enfrentar a un noble y desamparado ciudadano (que tiene voz de ciudadana, por otro lado) con la opaca maldad de un partido político.
* El objetivo del vídeo no parece estar muy claro al principio. Demuestra que cualquier persona se puede afiliar al PNV o al PSE-EE sin saber euskera. Parece una forma un poco rara de demostrar una tesis que al PP le encanta difundir: que el castellano está perseguido en aquellas regiones de España donde hay un idioma cooficial. Si la empleada del PNV no te pone pegas por no saber euskera e, incluso, admite que mucha gente no lo habla, ¿dónde está la discriminación?
* Pero, claro, todo eso no era más que un circunloquio: "A ti te lo imponen. Mientras otros callan". ¡Ya está aquí el mensaje! Acompañado, esta vez, de una invitación a abrir los ojos ante la hipocresía y la complicidad del establishment político vasco actual. Aunque el discurso tiene una doble lectura un poco inquietante: un nacionalista que piense que la defensa del euskera debería empezar por uno mismo, al ver este vídeo se sentirá invitado a preferir alternativas políticas más radicales que el PNV. Pero, obviamente, el mensaje del PP no está dirigido a un nacionalista. A uno periférico, quiero decir.
* ¿Cómo se impone el euskera? "Expulsan a profesores que no lo saben. Lo imponen en los comercios. A los trabajadores. Y lo puntúan con 16 puntos en las oposiciones... mientras que a un doctorado le dan sólo 4 puntos". Tengo que reconocer que sobre lo primero no tengo noticia. Sobre que se imponga a comercios y trabajadores, no sé de qué manera lo pueden hacer (si es que lo hacen). Parece ser que la intención del anuncio es situar al euskera dentro de la misma polémica que suscita la política lingüistica de la Generalidad de Cataluña. Pero lo que más me llama la atención es lo de las oposiciones. Entre otras cosas, porque no dice a cuáles se refiere: en algunas será muy importante tener un doctorado, pero para otras será superfluo, supongo. Pero lo que sí es necesario en todos los niveles de la Administración Pública vasca, es saber euskera. Por una razón muy sencilla: al ser un idioma cooficial, los ciudadanos tienen derecho a dirigirse a la Administración en euskera y a ser atendidos en el mismo idioma. Por lo tanto, es de sentido común que los opositores en el País Vasco deben saber euskera. ¿Acaso un ciudadano comunitario puede reclamar, en virtud de la libre circulación de los trabajadores, que no se le exija saber castellano para opositar a la Administración General del Estado? Habrá que preguntarle al PP.
* Por último, y sin relación con lo anterior, me sorprende que destaquen, durante las conversaciones telefónicas, las ocasiones en que se hace referencia a que los afiliados deben pagar una cuota de afiliación. Puede que el PP sea el partido que cobra las cuotas más baratas a sus afiliados, pero aún así debería saber que los partidos políticos se financian (en parte) gracias a ese dinero. ¿O acaso nos toman por tontos y piensan que la idea nos sorprenderá? El mensaje parece ser: "¡ey!, esta gentuza no te pone pegas para que te afilies a su partido sin saber hablar ese galimatías que tanto defienden de boquilla, siempre y cuando te dejes sacar los cuartos... ¡es lo único que les interesa!". Entonces, ¿qué conclusión debo sacar de que, en esta solicitud de afiliación al PP, la mitad de la página esté dedicada a que comparta con ellos mis datos bancarios y les autorice a pasar por caja periódicamente? Por si alguien cree que es una invención mía (o de un maledicente sociata), está disponible en la web del PP, en apartado "Afíliate". Curiosamente, al descargar la solicitud no suena un "plin" acompañado del símbolo del euro.
Llegados al final, hay que preguntarse, ¿por qué sacan un vídeo tan estúpido? ¿Por qué hacen desprecio del dinero de una forma tan populista como evidentemente falsa? ¿Por qué repetir esa tesis tan manida como falsa de que una lengua cooficial tiene que ser una lengua subordinada? ¿Por qué no aprenden de sus errores, de aquel batacazo monumental que se dió Mayor Oreja por ser (entre otras cosas) un candidato a lehendakari que se negaba a decir, siquiera, "arratsalde on"? Por una estrategia muy simple: juegan a perder en el País Vasco, manteniendo un cierto número de votos, agitando los fantasmas que en el resto de la "España leal" le dan votos (principalmente, el idioma) e imposibilitando el cambio político en la Comunidad Autónoma Vasca. Porque si se cumplen las predicciones de los sondeos, el PSE-EE podría tener la oportunidad de formar gobierno, pero siempre en coalición. Las posibilidades son dos: una coalición "constitucionalista" o bien una coalición con el PNV. La primera opción es a todas luces contra-natura (con perdón), de modo que para desalojar al PNV del poder, el PP tendría que apoyar al PSE sin pactar con él y dejándole gobernar en solitario. Esto, para el PP, supondría aceptar la condición de partido subordinado, lo cual es poco menos que pedirle que cometa un suicidio político. ¿Cómo ser azote del Gobierno central si al mismo partido se le pone en bandeja gobernar en el País Vasco? ¿Cómo podrías arreglarlo luego? ¿Presentando una moción de censura junto a los nacionalistas? La segunda opción es, por lo tanto, la favorita del PP: que el PSE pacte con el PNV. Así el PP podrá pasarse el día señalando la complicidad del PSE en la ejecución de una política nacionalista y arañará votos en la Españaza.
Es decir, que para cumplir sus objetivos como partido, el PP debe impedir a toda costa que el PSE tenga la oportunidad de hacer una política no nacionalista (vasca) en el País Vasco. Que no digo yo que el PSE esté deseando hacerla, pero se ve que el PP no quiere correr riesgos.
---ooOoo---
Ay, con lo bien que estaría yo escribiendo (si me pusiera a ello) sobre si Turquía es un país interesante, si las turcas son más guapas o menos, etc, etc... Pero es que no hay forma de librarse de esta losa que nos quieren poner encima, esa "españolitud" de la que algunos parecen querer examinarnos cada día... Qué peste de naciones y de nacionalismos. Ojalá que España dejara de ser esta España (en todos los sentidos), y se convirtiera en otra cosa. Un país normal, por ejemplo.

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home