miércoles, junio 13, 2007

¡He descubierto que aquí se juega!

La relación de los españoles con el dinero es digna de un estudio psiquiátrico. Por un lado, se adora la riqueza, ya sea para idolatrar a cualquier zángano de la aristocracia que salga por la tele exhibiendo sus lujos, o para elevar a la categoría de héroe popular a corruptos y chorizos. Por otro lado, cualquier cosa que se pueda comprar, cualquier cosa que se haga por dinero, es considerada indeseable. Por ejemplo, ¿hay algo peor que ser un asesino? Sí: ser un asesino a sueldo. ¿Son las guerras horribles? Lo son, pero son peores aún si quienes guerrean son mercenarios. Se da por cierto que para cualquier profesión hay que tener vocación, como si en vez de un oficio estuviéramos hablando de un sacerdocio. Alguien que afirme que le da igual trabajar de una cosa o de otra, con tal de que paguen bien, será visto como un pervertido, un inmoral que haría cualquier cosa por dinero. No, aquí las cosas hay que hacerlas por vocación, por sentimiento, por honor, por cumplir con la Historia, por los más elevados ideales, pero... ¿por dinero? ¡Jamás! Ni que fuéramos putas...
Todo esto viene a cuento de la sempiterna polémica de las primas a terceros en el fútbol. Hay quien considera que es indecente que una Sociedad Anónima Deportiva destine una parte de su presupuesto a primar a los empleados de otra S.A.D. para que pongan todo su empeño en ganar el partido en que se enfrentan a los empleados de una tercera S.A.D., competidora directa de la primera. Y es que, válgame el cielo, el objetivo de la Sociedad Anónima Deportiva que ofrece una prima a terceros no es otro que alcanzar una mejor clasificación en la Liga de Fútbol Profesional, logro que le reportará unos mayores ingresos a través de la publicidad, la venta de camisetas y otros artículos con los logotipos del club, etc...
Al final, estas polémicas tan farisaicas siempre me recuerdan a aquel diálogo de Casablanca:
RENAULT: ¡Salgan inmediatamente!
RICK: ¿Con qué derecho me cierra usted el local?
RENAULT: ¡Es un escándalo! ¡He descubierto que aquí se juega!
CROUPIER: Sus ganancias, señor.
RENAULT: Muchas gracias. ¡Todo el mundo fuera!

2 Comments:

Blogger Lilith said...

El fútbol es un asco. Debían jugar todos a las chapas, sin primas ni hermanas ni leches.
Eso sí, el Madrid que gane la liga, que estoy harta de que se mofen de mi por ahi en esos mundos de dios.

8:47 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Puff.
En este blog se habla de fútbol.
No volveré a pasar por aquí.
C.

1:00 p. m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home