domingo, junio 01, 2008

Todo está inventado, todo está hecho

Alguna vez pensé en la posibilidad de "infiltrarme" entre los blogs autoproclamados liberales, con una bitácora que repitiese y amplificase los disparates que en esas páginas pueden leerse. Lo pensaba como un experimento para comprobar si el estereotipo, (la caricatura, más bien) que uno tiene en la cabeza sobre lo que es "un liberal" (concretamente, "un liberal en España") es acertado. Es decir, si es reconocible y reproducible, si para que te reconozcan como liberal (en España) basta con repetir una serie de ideas fijas que podríamos sistematizar, sin un ánimo demasiado exhaustivo, de la siguiente manera:
* La izquierda es el PSOE. Existe IU y otras izquierdas, ya sean regionales o extraparlamentarias, pero el enemigo principal es el PSOE. A las otras sólo hay que referirse ocasionalmente para desfogarse un poco llamándolos "admiradores de Pol Pot", "amigos de Stalin", etc...
* Los izquierdistas, en cambio, no existen: existen los "progres". Este término se puede usar como sustituto perfecto de "idiota", "pánfilo", "tonto útil", "peligroso imbécil", "taimado ladrón", "ignorante envidioso", "pobre resentido", "pijo acomplejado", "vividor engañabobos", etc... El progre, por definición es alguien demasiado tonto o demasiado ignorante como para entender el liberalismo. O, también, es un esclavo vocacional del Estado liberticida. De una u otra forma, los liberales suelen atribuir a cualquiera que no comulgue con sus ideas alguna incapacidad grave o una ladina hipocresía.
* Siendo los progres estúpidos, son incapaces de razonar. Por eso su pensamiento se reduce a "consignas" y lo que llaman cultura no es más que el subproducto de una élite inane de escritorzuelos y escritorzuelas a sueldo de PRISA y compañía. La verdadera cultura emana de la COPE y otros grupos mediáticos afines. Y, por supuesto, utilizar como respuesta para todo que "sin duda, la iniciativa privada y el mercado resolverán cualquier problema mucho mejor que la intervención del Estado", no es una consigna. Claro que no.
* Como acabamos de decir, el mercado es bueno para todo, sea lo que sea. ¿Justicia? Mercado ¿Seguridad? Mercado ¿Educación? Mercado ¿Salud? Mercado. Sin freno ni matices, mercado para todo. Excepto para los caballos, claro. Me explico: el común de los mortales-no-liberales utilizamos la expresión "mercadear" cuando queremos decir que alguien vende algo que debería atesorar y manejar con otro criterio: "mercadeo de votos", "mercadeo de opiniones", etc... Pero un liberal piensa, al menos a priori, que "mercadear" es bueno, que comprar y vender es un acto de soberanía personal y, por lo tanto, es la máxima expresión de la libertad individual. Por lo tanto, deben usar otra expresión para los casos en que los demás utilizamos "mercadear". Y han elegido "chalanear", es decir, tratar de negocios como los chalanes. Así que, excepto para "caballos y otras bestias", hay que entender que el mercado es bueno para regular cualquier materia: así lo piensan los buenos liberales.
* El elogio de la riqueza, cercano a la falacia ad crumeman, es otra constante de la blogosfera liberal española. No se requiere más gobierno ni más opinión que la de aquellos que han sabido enriquecerse, y menos aún si el resultado de dejar hablar al populacho va a ser que éste opine que es deseable un Estado para proporcionar, al menos, cierta igualdad de oportunidades. Por eso la democracia (a no ser que gane determinado partido) es en la práctica lo mismo que el totalitarismo, y hasta Franco era socialista (entendiendo que "socialismo" quiere decir "dictadura"). Lo cierto es que el Estado premia a los vagos, los impuestos son peores que la esclavitud, etc, etc...
* ¿Pero de verdad que el mercado lo puede todo? Sí. En algunos blogs liberales se ha podido leer que no hay motivo para perseguir la prostitución infantil, puesto que es un simple y honesto intercambio de servicios por dinero. También se ha escrito que la gente debería poder vender sus órganos y que el Estado, al prohibirlo y promover la donación, está destruyendo un mercado y una posible fuente de prosperidad. Siguiendo el mismo hilo, el canibalismo consentido y la venta de partes del propio cuerpo fue un tema sobre el que se escribió algo, pero que yo no seguí demasiado, por evidentes razones de estómago. Creo que el siguiente paso hubiera sido hablar de asesinatos concertados entre "suicidas pusilánimes pero adinerados" y "asesinos vocacionales", pero para entonces ya me había cansado de leer a esta gente.
* Y, terminando ya esta enumeración, el rasgo más singular de los liberales españoles es su completo alineamiento con las tesis conservadoras y nacionalistas españolas. Lo que en otro país serían tres partidos distintos (conservador, liberal y nacionalista), en España es uno solo, con los evidentes problemas que eso ocasiona para cualquiera que trate de mantener una mínima coherencia ideológica. Así, un liberal español debe hacer malabarismos para conjugar su credo con un catolicismo veteado de conservadurismo y con la patria una e indivisible al fondo. Y todo ello, acusando al mismo tiempo al contrario de hipócrita e inconsistente. Todo un reto.
Quizás fue la falta de tiempo o, más bien, la falta de voluntad, pero el caso es que nunca llegué a poner en práctica esa idea de crear un blog que se ajustara a estos clichés y tratar de introducirlo en el hábitat liberal, para comprobar si era reconocido como un congénere o rechazado. Sin embargo, puedo tachar tal proyecto de mi lista de asuntos pendientes, porque ya alguien lo ha hecho. Enhorabuena por el tesón y por el aparente éxito del asunto.

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home